8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo, con metas para la asistencia, el comercio, el buen gobierno y el alivio a la deuda.

Los Objetivos del Milenio representan una alianza mundial para el desarrollo. El acuerdo deja en claro que la responsabilidad principal de los países pobres es trabajar para alcanzar los primeros siete Objetivos; deben cumplir su parte para garantizar una mayor responsabilidad ante sus ciudadanos y un uso más eficiente de sus recursos. Pero para que los países pobres cumplan los siete primeros objetivos, es absolutamente fundamental que los países más ricos cumplan con su parte del acuerdo (ayuda efectiva, más reducción sostenible de la deuda y reglas de comercio más justas) con anterioridad a 2015.

El gasto para combatir la pobreza en el mundo disminuyó dramáticamente en la mayoría de los países ricos en el decenio de 1990. Pero la ayuda dejó de descender en los últimos años y, de cumplirse nuevos compromisos asumidos, la ayuda extranjera al desarrollo aumentaría aproximadamente 20.000 millones de dólares para 2006.

Lamentablemente, esto sigue estando muy por debajo de los por lo menos 50.000 millones de dólares anuales necesarios en ayuda adicional para alcanzar los Objetivos del Milenio. Los países ricos acordaron hace varias décadas colaborar para aportar el 0,7% de su Ingreso Nacional Bruto (INB) cada año en ayuda, pero hoy sólo cinco países europeos cumplieron el compromiso del 0,7% (Suecia, Noruega, Holanda, Dinamarca y Luxemburgo). Cinco más se comprometieron a alcanzar el 0,7% para una fecha concreta (Irlanda para 2007, Bélgica para 2010, Francia y España para 2012, y Reino Unido para 2013), mientras otros estados miembros de la UE se comprometieron a alcanzar al menos 0,33% en 2006, como paso para cumplir el 0,7%. Prestar ayuda de alta calidad y más efectiva es tan importante como el volumen de la ayuda.

En demasiados casos fueron objetivos de estrategia geopolítica los que decidieron la ayuda, en lugar de apuntar específicamente a la reducción de la pobreza, y un monto considerable de la ayuda se diluyó en países no tan pobres y no tan bien gobernados, en ocasiones en beneficio de los exportadores del país donante y de su visibilidad, en lugar de contribuir con la reducción de la pobreza. Para mejorar la eficacia de la ayuda, los donantes deben apuntar a los países pobres, alentar la apropiación de la misma y apoyar las estrategias autóctonas, armonizar los procedimientos de los donantes, desvincular la ayuda de otras condiciones y concentrarla en lograr los Objetivos del Milenio.



Número de visitas a esta página 132
Fecha de publicación 22/10/2006
Última modificación 11/06/2017
Para comentar, debes ser un usuario registrado. ingresa o registrate.
Cantidad de comentarios: